Mi experiencia en Gran Duque Marina D’Or

Inicio > Destinos > Castellón > Mi experiencia en Gran Duque Marina D’Or

Publicado el 7 diciembre, 2018 por bookaris

A continuación te dejamos con la experiencia de Laura, madre de 2 niños y  clienta habitual de Bookaris, en su viaje a Marina D’or, que ha querido compartir con nosotros .

Este año tenía muchas dudas sobre dónde viajar en vacaciones de verano. Sería mucho más fácil si no tuviese que llevar a 2 hijos de 8 y 12 años con pilas inagotables a cuestas.  Ya me gustaría irme con total libertad a donde yo quisiese sin pensar en las consecuencias del abandono infantil, jejeje, pero los mundos perfectos no existen. Estoy bromeando, por supuesto, pero sí que es verdad que a veces es necesario un poco de tiempo para mi misma.

Mi plan consistía en encontrar un sitio donde los niños tuviesen muchas actividades para que se desfoguen, vacíen su inmenso tanque de energía y a mi me dejen un poco tranquilita. Estuve mirando parques de atracciones como Warner o Portaventura, donde los niños se entretendrían, pero en mis vacaciones necesitaba algo más. Me gustan los parques de atracciones, pero este año también quería relajarme y desconectar.

Nunca había considerado Marina D’Or como un sitio al que ir, solo lo recordaba por esos anuncios de la tele: “Marina D’Or Ciudad de Vacaciones, dígame“. Estaba buscando en Google “vacaciones con niños” y me apareció. Así que me decidí a confiar en el buscador más famoso y reservé una semana en agosto. Como la ciudad tiene un montón de años, no estaba muy segura del estado de los hoteles ya que se habrán construido hace mucho, me decidí por el hotel más nuevo, inaugurado en el 2007, el Gran Duque de 4 estrellas.

Mi experiencia

Como somos de Alicante, elegimos el coche como medio de transporte ya que era lo más cómodo. El viaje de ida fue un poco caótico porque Marco estaba en las últimas de una gastroenteritis y todavía se quejaba. Para colmo, Jorge no le dejaba la Tablet para que se tranquilizase porque quería jugar él. Estaba de los nervios, ya pensaba: “Como todo el viaje sea así…”. Por suerte solo lo pasó regular nuestro primer día.

La verdad es que el inconveniente más grande del hotel es que al ser un restaurante buffet al que también pueden ir la gente de los apartamentos, está bastante concurrido si vas a las horas punta. Hay algunas personas que van como leones hambrientos detrás de una la única cebra en 100 km a la redonda. Pero bueno, si consigues evitar a este grupito, la comida está correcta. No es algo de calidad exquisita pero la comida está buena. Un punto positivo es que tienen menú especial para celíacos, así que pude quedarme tranquila con lo que comía Jorge.

Ahora hablaré de los parques de atracciones. Puedo decir que mi idea, que era que mis descendientes gastasen su energía en otra cosa que no sea pelearse, se cumplió. No iba desencaminada con mi idea inicial de Warner, me he dado cuenta de que a los niños les encantan estos tipos de parques. El que más les gustó fue Polynesia, un parque acuático y Mundo fantasía, uno de atracciones para niños. En este último tenían muchas actividades como karts, coches de choque, unas barcas que van por el agua… Muy divertido, la verdad.

En cuanto al Spa, Balneario, tratamientos de salud y todo eso, el Spa del hotel no es gran cosa y con la cantidad de gente que hay tienes que pedir cita para ir, pero si te lo planificas un poco, puedes ir. Pude acercarme un día y me relajé bastante, aproveché que mis hijos estaban en la ludoteca y fui para allá. También tengo que decir que el verdadero punto fuerte y lo que últimamente me hizo cumplir mis expectativas fue el Balneario y los tratamientos de salud. En el pack que contraté, estaba incluido un tratamiento de salud que me dejó tan satisfecha que contraté otro más estando allí. Me pude quitar mucho estrés de encima. El Balneario es bastante espectacular, como es normal al ser el más grande de agua marina de Europa. Los niños pueden ir a partir de 5 años por lo que no tuve que preocuparme sobre donde dejarlos. Si viajáis con menores de 5 también hay una zona infantil donde podéis ir y pasar un buen rato.

Los espectáculos nocturnos me dieron la sensación que da el anuncio de Marina D’or de la TV, el clásico festival de Televisón Española de gala de Nochevieja. Como una feria de pueblo a lo grande con bailes a lo grande, algún mago y demás parafernalia. No está mal para un rato, pero eso no es lo máximo en entretenimiento. Lo que si es cierto es que cada noche hay cosas que hacer y ver, no me esperaba que a los niños les entretuviesen estas cosas, las acrobacias en los shows las disfrutaron más que yo.

Después de una semana allí, puedo decir que acerté con mi decisión. Mis hijos se lo pasaron mejor de lo que esperaban (no pararon de quejarse cuando se lo dije) y yo pues relajada gracias a los tratamientos y mi escapada al Balneario. Está bien de vez en cuando pasar un rato agradable en familia. Y parece que Google tenía razón, estaba lleno de familias.
Laura

Los comentarios están cerrados.