Los Picos de Europa, un Parque Nacional de cien años

Inicio > Destinos > Norte de España > Los Picos de Europa, un Parque Nacional de cien años

Publicado el 5 junio, 2018 por bookaris

El Parque Nacional de los Picos de Europa fue el primero de los lugares en ser declarado como tal y en 2018 cumple 100 años desde que fuese reconocido como tal. Lo cierto es que no hay duda de por qué ostenta este reconocimiento porque cuenta con unos paisajes de una belleza casi indescriptible que hay que vivir en primera persona, porque hay una gran distancia de lo que alguien puede contarte a lo que se puede sentir conociéndolo in situ.

Es un enorme macizo granítico cuyas cotas máximas superan los 2.500 metros de altura y se encuentra entre el Principado de Asturias, León y Cantabria, haciendo de ello una formidable frontera natural.

Por toda su orografía se salpican infinidad de pueblos con mucho encanto y rincones que querrás visitar una y otra vez cuando los conozcas. Dicen que quien visita el Parque Nacional de los Picos de Europa una sola vez hace que se quiera repetir de nuevo tarde o temprano, porque siempre deja un excelente sabor de boca.

Rincones que no puedes perderte de los Picos de Europa

Los Lagos de Covadonga son uno de los rincones que hay que visitar en este lugar. Se encuentran cerca de la localidad asturiana de Cangas de Onís y son tres lagos, aunque uno de ellos solo se llena cuando se produce el deshielo de las montañas o cuando se producen lluvias fuertes. Aprovechando la escapada a este entorno, también se puede visitar la Basílica de Covadonga y la ermita, horadada en la piedra de la montaña, uno de los símbolos de Asturias.

Si hablamos de Cangas de Onís, no podemos dejar de conocer otras localidades que se pueden encontrar en este Parque Nacional como Onís, Amieva, Peñamellera Baja o Cabrales, donde se hace uno de los mejores quesos azules del mundo.

Ya en la provincia de León se puede conocer Oseja de Sajambre y Posada de Valdeón, donde también se hace un queso azul muy conocido y excelente para infinidad de recetas gastronómicas.

En Cantabria también hay muchos otros pueblos como Potes, Cabañes, Vega de Liébana o Fuente Dé, donde se puede tomar su famoso teleférico que nos proporcionará unas excelentes vistas de la parte oriental de los Picos de Europa.

El Naranjo de Bulnes, conocido por los asturianos como Picu Urriellu, es una de las cimas más impresionantes de este parque, con más de 2.500 metros de altura es una de las grandes atalayas de este macizo. Aunque no se sabe con exactitud, se cree que su nombre puede proceder por el color anaranjado de su piedra.

Aquí se encuentra el bonito pueblo de Bulnes, al cual puede accederse gracias a un funicular subterráneo y posteriormente caminar unos 15 minutos para tener unas de las mejores vistas de toda la zona. No te olvides de la cámara de fotos, porque seguro que querrás recordar bien este lugar.

La Ruta del Cares

No podemos olvidarnos de la impresionante Ruta del Cares, un recorrido de montaña que une León y Asturias de unos 12 kilómetros de longitud. No es apto para personas que sufran de vértigo porque algunas partes de la ruta van por un camino horadado en la montaña a una altura más que considerable.

Si prefieres algo más calmado para hacer en este entorno, puedes optar por hacer el descenso del río Sella, otro de los símbolos del Principado de Asturias, un recorrido en kayak por un entorno natural envidiable.

Próximo a Fuente Dé se encuentra Potes, considerado como uno de los pueblos más importantes del oriente de este Parque Natural. De este lugar destacan sus puentes y su deliciosa gastronomía, donde no hay que dejar de probar el conocido cocido lebaniego para reponer energía y seguir conociendo este impresionante entorno.

Finalizamos con Fuente Dé, donde se encuentra un teleférico que nos llevará hasta el mirador de El Cable en un recorrido que dura aproximadamente unos 4 minutos y que sube un desnivel de poco más de 753 metros.

¿Aún no conoces este parque?

  Ofertas hoteles Cangas de Onís

Los comentarios están cerrados.