El perfil blanco de una iglesia en lo alto de una colina y las calles estrechas del antiguo barrio de pescadores y comerciantes son aspectos de Portimão que definen su carácter de ciudad centenaria. Otra característica  es la presencia del mar y la extensa  Playa da Rocha.

Del Portimão medieval apenas quedan unos lienzos de muralla escondidos entre las casas. La arquitetura de finales del siglo XIX y principios del siglo XX es la que marca el perfil del casco antiguo. Las casas de dos pisos son características por los balcones de hierro forjado, canterías nobles en ventanas y puertas, remates con balaustrada de piedra y cerámica y paredes revestidas con azulejos.

Para sentir el alma de Portimão, os recomiendo que os sentéis a la sombra de los árboles del Jardín Manuel Bívar, parar el reloj y ver pasar los barcos de pesca y recreo…O recorrer las calles y plazas que cuentan las historias de una ciudad industrial y activa que ha sabido adaptarse al progreso.

Praia da Rocha

Praia da RochaEsta playa enorme de arena de 3 kilómetros esta situada junto a la desembocadura del río Arade. A lo largo de estos 3 kilómetros te encontrarás con curiosas formaciones de rocas esculpidas por el mar durante miles de años.

Esta playa es considerada la imagen turística del Algarve por excelencia y por eso uno de los centros mas visitados del Sur de Portugal en verano. Ofrece una vida nocturna muy animada, con variedad de restaurantes, bares, discotecas e incluso un casino.

Praia da Rocha tiene un mar tranquilo y cálido, en el que se puede nadar sin peligro, incluso para los más pequeños. También ofrece condiciones para la práctica de diversas actividades deportivas con sus campos correspondientes para el baloncesto, fútbol, voleibol y aeróbic.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *