No es conocida la fecha exacta de la fundación de Loulé pero seguramente está en un pasado muy lejano. Existen restos concretos de ocupación romana como el centro de pesca y salazón del Cerro da Vila en Vilamoura. Otra cosa que se sabe es que cuando llegaron los árabes en el 715, Loulé ya tenía una importancia como aldea.

Durante el reinado de D. Alfonso III, en 1249 Loulé fue reconquistada por los cristianos y recibió la Carta de Fuero en 1266. El castillo, cuyas torres aún pueden observarse entre las casas y algunos trozos de la muralla, datan de la Edad Media. En 1291, el rey D. Dinis creó un mercado en la cuidad convirtiéndola en el centro comercial de la región.

Loulé es una población del interior y por esta razón no se benefició directamente de las riquezas de la época de los Descubrimientos como otras localidades del litoral. Aún así se encuentran detalles decorativos manuelinos en las casas y monumentos que reflejan esta época, como en la Iglesia de São Clemente o en la Iglesia de la Misericordia. El desarrollo económico derivó de la venta de los productos agrícolas, principalmente los frutos secos (almendras e higos) y de las producciones artesanales que mantuvieron la prosperidad de la ciudad durante siglos.

Actualmente Loulé es el mayor centro económico del municipio del país, donde las poblaciones costeras viven del turismo y las del interior del comercio y de la agricultura. En su perímetro alberga algunos de los enclaves turísticos más conocidos del Algarve, como Vilamoura o Quarteira en la costa y Salir o Alte en el interior.

Un Algarve diferente nos ofrecen los enclaves de Benémola y la Roca de Pena que se encuentran directamente en las afueras de la cuidad y donde los amantes de la naturaleza pueden disfrutar de sus numerosas rutas de senderismo.

El Carnaval de Loulé es uno de los festejos más famosos del país.

Iglesia de San Clemente

La Iglesia de san Clemente es una iglesia en estilo gótico que data del siglo XIII pero con cambios arquitectónicos realizados durante el siglo XVI.

Destaca el pórtico ojival en la fachada así como la puerta lateral gótica. La torre del campanario, procedente de la adaptación de un minarete musulmán, presenta decoración barroca. En el interior de la torre, junto a la puerta, está encajada una columna antigua, de origen desconocido.

El interior de la iglesia tiene decoración de artistas musulmanes en los capiteles, pero las columnas parecen ser construidas con materiales romanos o árabes. En el altar mayor, se puede ver un retablo de talla de madera dorada con imágenes del siglo XVIII.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *